24 oct. 2011

Ella

Te elegí entre much@s. Te cogí en brazos y supe que tenía que quedarme contigo y que eras tú.
Elegí hacerme cargo de ti desconociendo los cuidados que necesitabas.
Pero eso no fue un problema.
Muy pronto entendí lo que precisabas, que era muy poco: cariño. Y eso fue muy fácil de dar. Aprendimos nuestras manías mientras los desayunos compartíamos.
Llegaste en un momento especial de mi vida en que lo más importante era el amor y no dudaste en dármelo nunca.
Nos entendimos rápidamente.

Entre juegos, cuidados, mimitos, vacunas y palabras (que diría yo que entiendes algunas) han pasado diez años sin darnos cuenta.
Una mudanza no supuso nada para ti, te acomodaste enseguida en tu nuevo hogar y elegiste tu sillón favorito.
Tras seis años de convivencia siendo tú la protagonista de mis fotos, tuviste que compartir la comida y el cariño con un nuevo compañero.
Él te ha ayudado a sentirte joven de nuevo, a tener ganas de correr y jugar, y a entender que mi amor por los animales es infinito y no sólo único.
Pero tú eres la primera, mi única y preferida gata tricolor, mi Nina.
Espero que me acompañes muchísimos más años y que me tengas siempre en tu corazón, como yo te tengo a ti.